Independientemente de si tu estilo es moderno o tradicional, informal o elegante, creativo o minimalista, tu salón debe ser un lugar donde sentirte cómodo, relajarte sin preocupaciones y pasar tiempo con los tuyos.

Así que no hace falta decir que conseguir la decoración adecuada para tu salón es esencial y hoy te vamos a ayudar con esta ardua tarea. Te daremos los mejores trucos y consejos que utilizan los diseñadores de interiores para decorar un salón de manera óptima, a la moda, pero sin olvidarnos de darle funcionalidad. 

Mira primero con qué muebles y elementos decorativos cuentas

Si estás decorando tu salón desde cero obvia estos párrafos, pero si no es así y quieres seguir alargando la vida a algunos de tus muebles mejor sigue leyendo.

Tener ya con algunos elementos te ayudarán a tener una visión aproximada de lo que puedes conseguir con lo que tienes, pero te aconsejamos que hagas limpieza y retires todo aquello que te sobra, que no está en buen estado o que simplemente ya no te gusta. 

Puede que algunos de tus muebles necesiten un cambio de look para adaptarse a la nueva decoración. Por ejemplo, un sofá puede tener un aspecto totalmente diferente con unos forros nuevos o la mesa de centro con una capa de pintura. 

¿Qué funcionalidad va a tener tu salón?

Este punto es muy importante porque si no vas a pasar mucho tiempo en esta zona de tu casa, realmente no vale la pena invertirle dinero para ser un simple escaparate que usarás de vez en cuando.

Si le vas a dar bastante uso porque va a ser el centro de reunión con amigos, donde te vas a sentar a ver la televisión o a comer de vez en cuando sí que es importante emplear tu dinero y tiempo en decorar el salón según tus gustos y necesidades. Algo que también tienes que tener en cuenta es si tienes niños o mascotas en casa, ya que de ello depende mucho el tipo de muebles, pintura o elementos ornamentales que elijas. 

Luces y sombras

Todas las habitaciones necesitan un equilibrio de luces y sombras porque un espacio totalmente blanco puede generar frialdad y dar la impresión de ser poco confortable. Por otro lado, si los colores oscuros son los que priman en el salón te vas a sentir como en una cueva. Hay que crear una mezcla perfecta entre los colores claros y los oscuros para dar profundidad y luz a partes iguales.

Jugando con los neutros

Los colores te ayudarán muchísimo a la hora de decorar tu salón, sobre todo si no tienes mucha idea de qué tonos utilizar. Pero con los neutros no solo nos referimos al blanco y al negro, sino también a los grises y a los tonos tierras que contrastan y ayudan a crear un ambiente acogedor en el salón. 

Toques de color

Los neutros están bien, pero ¿qué tal si le das un poco más de vida al salón con algunos toques de color? Elige uno o dos que más te gusten e inclúyelos en la decoración, pero tienes que tener cuidado porque estos no deben generar mucho contraste con el resto de los tonos del salón, sino parecerá una mezcla sin mucho sentido.

Con los colores neutros, por ejemplo, quedan muy bien los azules, que dan una sensación de relajación, o los amarillos para aportar alegría y energía al salón. 

Los puedes incluir en los cojines, el algún cuadro o, incluso, en las cortinas, pero no te aconsejamos que los pongas en las alfombras o en los muebles más estáticos si eres una persona que suele cansarse con rapidez. 

Las flores y las plantas también te ayudarán a dar ese toque de color que necesita tu salón. 

Alfombras

Las texturas y los patrones son los grandes aliados en la decoración de interiores, pero puede resultar todo un desafío dar con el diseño perfecto.

Lo primero que debes mirar es el área que quieres cubrir con ella, ya que eso determinará el tamaño de la alfombra. Si eliges una muy pequeña se perderá por completo en el salón y parecerá que es más pequeña.  Lo ideal es que los muebles se coloquen encima de la alfombra.

Seguimos con las texturas

Sentimos ser repetitivos, pero las texturas hacen realmente la diferencia en la decoración del salón y de cualquier habitación. 

Las texturas ayudan a completar la estancia y crean contrastes. Las alfombras, como te comentamos antes, serán tus grandes aliadas, pero también las cortinas, los forros de los sillones, o los cojines. Con estos últimos puedes ser un poco más creativo y mezclar distintos tipos de texturas y patrones, así como colores.

Cuadros y/o arte en las paredes

Un salón con las paredes vacías da la sensación como si estuviese incompleta, pero con eso no queremos decir que llenes cada una de las paredes. No, debe haber un equilibrio para crear una apariencia coherente y atractiva, a la vez de armoniosa. 

En este aspecto debes ser fiel a tus propios gustos y colocar en las paredes el tipo de arte, fotos o láminas que te más te gusten. Aunque no debes olvidarte que los cuadros también se consideran elementos decorativos y que debes considerar la estética de esta estructura según el resto del estilo del salón. 

Muebles movibles

¿Cuántas veces te ha pasado que quieres rodar los muebles para limpiar o simplemente para darle otro aspecto al salón y no has podido moverlos porque pesan mucho? No hace falta que el sofá también sea movible, pero si la mesa de centro tiene ruedas o el sillón es lo suficientemente ligero como para poder rodarlo sin problema te ahorrarás más de un dolor de espalda. 

Luces y lámparas

¿Creías que nos íbamos a olvidar de la iluminación? La luz del salón es muy importante porque crea ambiente, pero para ello es aconsejable que no solo una lámpara lleve la voz cantante, sino incorporar más luces para ir jugando con los diferentes tonos. Considera poner, además de la luz de techo, alguna lámpara de pie, iluminación empotrada en el mueble del salón o algún aplique en la pared. 


Ahora te toca a ti poner estos consejos en práctica para decorar un salón. Siempre es mejor tener un boceto previo sobre lo que quieres antes de ir a comprar los muebles, las alfombras o cualquier cosa que quieras incluir y así no equivocarte con tu elección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here