Te vamos a desvelar uno de los mayores secretos de los interioristas: no necesitas mucho presupuesto para tener la habitación de tus sueños. Exacto, con muy poco dinero puedes tener la habitación que quieras, pero algo que sí necesitas es creatividad. Esa es la clave para no gastarte una millonada en la decoración de tu dormitorio. 

Si sigues las ideas, consejos y trucos que te vamos a dar para darle un giro de 360º a tu habitación, te aseguramos de que tu bolsillo apenas lo notará. 

¡Haz limpieza!

Antes de ponerte manos a la obra con la nueva decoración, deshazte de lo viejo para dejar espacio a lo nuevo. Quizá te guste una habitación más minimalista y funcional y no habías caído en ello. Quita todo aquello que no te haga feliz, como los cuadros, la ropa de cama o las lámparas de las mesillas de noche. 

¡Cambia la distribución!

¿Te has planteado cambiar la distribución de la habitación? Si has hecho limpieza y te has dado cuenta de que cuentas con más espacio de lo que pensabas, aprovecha para cambiar la posición de los muebles.

Por ejemplo, si tienes bastante espacio no es necesario que la cama siempre esté pegada a la pared. Añade un mueble, como la cómoda o un sillón, entre el cabecero y la ventana. De la nada, y con muy poco dinero, has creado un nuevo rincón. 

Pinta, pinta y… ¡PINTA!

Creo que se nos ha pasado un poco la mano, pero no nos puedes negar que una habitación cambia por completo con una buena mano de pintura. 

Esta es bastante económica, aunque depende un poco de la cantidad que necesites, porque puede que un bote o te de para las cuatro paredes, pero sí para una. 

Si realmente quieres conseguir un cambio drástico, y con muy poco dinero, te aconsejamos que arriesgues y pintes solo una pared con un color potente, como el azul marino que está en tendencia.

Papel pintado

Bajo la misma línea anterior, el papel pintado hace realmente la diferencia en una habitación y es algo que puedes cambiar sin problema si te cansas del estampado. ¿Te animas a poner un papel pintado con un estilo selvático o geométrico? Hay mil posibilidades.  

¿Qué pasa con el suelo?

¿El suelo de la habitación da miedo de lo mal que está? Si es así o ya no te gusta su aspecto puedes renovarlo sin necesidad de hacer obra, y por un precio mucho más económico. 

Hay varias opciones y posibilidades para cambiar el suelo dependiendo del material. Si es madera, siempre puedes intentar lijarlo y darle una capa de pintura apta para maderas.

Por otro lado, también existen vinilos para el suelo y están muy en tendencia. Sí es verdad que donde más se está viendo este tipo de vinilos es en la cocina o en el baño, pero en la habitación también queda muy bien, y ponerlo es bastante fácil y barato.

También puedes darle otro aire al suelo de la habitación, y de una forma muy barata, es con una buena alfombra

Haz tus propios muebles

¿Cuántas veces has pasado por un contenedor y has visto varios palets amontonados? Si te gusta este estilo de muebles, pero no tienes presupuesto para comprarlos hechos, siempre puedes hacerlo con tus manos y lo mejor es que es muy fácil. 

Una cama la haces amontonando varios palets en el suelo para crear una estructura un poco más grande que el colchón, luego solo tendrás que unir cada una de las partes con tornillos. De la misma forma puedes hacer la cabecera, un sillón, un armario… No hay límites. 

Agrega personalidad con muebles creativos

Nadie ha dicho que una mesa de noche tenga que ser el mismo mueble de siempre con cuatro patas y una tabla. Puedes darle un aire diferente a la habitación, y original, dándole a otros elementos nuevas funcionalidades. Una silla, por ejemplo, funciona perfectamente como mesa de noche y, dependiendo de su estilo, puedes crear un ambiente más rústico o industrial. 

Si te gusta lo vintage, otra idea original es poner una maleta antigua como mesa de noche y en tiendas de segunda mano hay mucha variedad y todo tipo de modelos. 

Ropa de cama

Cambia el edredón, el nórdico, las sábanas o la colcha. Con el paso del tiempo, la ropa de cama va perdiendo su esplendor y el color de antaño, además se van poniendo amarillentas y acumulan el olor. Aunque quieras decorar la habitación de manera económica, sí que te recomendamos que subas un poco tu presupuesto y adquieras la ropa de cama con algo más de calidad. Al fin y al cabo siempre dormirás en ella y querrás hacerlo de la forma más cómoda posible. 

¡No te olvides de los cojines! Recuerda que los patrones y las texturas ayudan a agregar personalidad a la habitación. 

Las cortinas

Las cortinas, además de dar intimidad y reducir la cantidad de luz que entra en la habitación, también funcionan como elementos decorativos.

Cámbialas por unas más actuales y menos pesadas. Los colores claros ayudarán a dar la sensación de que el dormitorio es más amplio, pero los oscuros aportan sobriedad y elegancia.

También cuentas a tu disposición con otro tipo de cortinas que también le darán un aire más moderno, como las cortinas verticales o los paneles japoneses. 

¿Armarios abiertos o burras de ropa?

Si eres de esas personas a las que le encanta tener la ropa a la vista y colgarla en burras, ¿por qué no hacerlo en tu habitación. Quita la puerta de los armarios, ordena bien la ropa y verás cómo con ese simple gesto la habitación ya se ve de otra manera.

Por otro lado, si tienes poco espacio, y te falta almacenaje, las burras de la ropa también te serán de gran ayuda y son un elemento decorativo bastante funcional que podrás mover por toda la habitación.

¿Qué te han parecido estas ideas? Como has visto, con muy poquitas cosas puedes decorar una habitación de forma barata y sin muchas complicaciones. Con un poco de limpieza, una nueva distribución de los muebles y una capa de pintura el dormitorio ya tiene un estilo totalmente diferente sin que tu bolsillo se resienta. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here