Muchas veces decorar una habitación de matrimonio se convierte en un trabajo complicado, sobre todo si los gustos y las personalidades de las dos personas chocan entre sí. Debe de haber un consenso sobre lo que cada uno quiere para que también sienta el dormitorio como suyo, ya que debe ser una escapa personal, un espacio donde relajarse.

Antes de ir a los tips sobre cómo decorar una habitación de matrimonio, te recomendamos que hagas junto con tu pareja una lista de los estilos y colores que más os atraen, y que midas toda la habitación para que sepas con cuánto espacio cuentas.

Paleta de colores

Hay quien prefiere elegir primero la cama para ir luego con el resto de decoración, pero te aconsejamos que antes establezcas la paleta de colores que quieres para la habitación para que no se convierta en un revoltijo de tonos que no encajan entre sí. 

Si eres una persona creativa y de vitalidad, seguro que irás a por los colores más llamativos, como el amarillo, pero es preferible ir por una paleta más suave y relajante para dotar de serenidad y tranquilidad a la habitación que compartes con tu pareja. En este caso los tonos pasteles, como el azul o  el verde, te ayudarán a crear un ambiente relajado, pero si quieres algo más sofisticado siempre puedes ir por los grises o marrones tostados. 

Muebles

Antes de ir a por los muebles, dibuja un plano de tu habitación para hacerte un esquema de los muebles que te caben en el espacio con el que cuentas y los que no. 

Recuerda que si llenas la habitación de matrimonio de muchos muebles acabarás reduciendo el espacio útil de la misma y te será más complicado moverte libremente por ella. 

Si la habitación es pequeña limita la elección de los muebles a los necesarios y trata de elegir una cama modesta con un cabecero sutil, que no cree la ilusión de que el espacio es más pequeño de lo que es.

Pero si por el contrario es bastante grande no trates de llenar la habitación con muebles por el simple hecho de ocupar la zona. En este caso, una cama grande con una cabecera alta te ayudará a reducir visiblemente el espacio de la habitación para hacerla más acogedora. Otro truco es crear diferentes áreas dentro de la habitación para armonizarla, como una zona de tocador o de lectura con un par de sillones a juego con el resto del mobiliario. 

Es importante puntualizar en este apartado la capacidad de almacenamiento que te van a aportar los muebles que elijas para que no tengas que comprar más de la cuenta, o renovarlos a la larga porque realmente no hacen su trabajo. Un canapé, por ejemplo, siempre será un acierto porque debajo de la cama tendrás mucho espacio de almacenaje para guardar la ropa de otra temporada, sábanas o toallas que no vayas a utilizar en ese momento. 

Minimalismo

Aunque el minimalismo es una tendencia a la que cada vez se tiende más, no tienes porqué acogerte a ella si no quieres, pero sí que debes plantearte crear un dormitorio simple, sin demasiada decoración y utensilios que solo te servirán para acumular polvo. 

Amuebla el dormitorio solo con lo que necesitas, una cama, las mesitas de noche y muebles de almacenaje si es necesario. Como te comentamos en el apartado anterior, si tu habitación es muy grande siempre puedes crear un área dentro de la misma para relajarte leyendo con un sillón y una pequeña mesa por ejemplo. 

Por otro lado, también te aconsejamos que limites las decoraciones a accesorios que realmente te sean útiles para almacenar y tener la habitación recogida, aunque eso no significa que las fotos, las obras de arte no tengan cabida, las velas o las flores no tengan cabida, pero no debes excederte demasiado.

Iluminación

La iluminación también es relevante a la hora de decorar una habitación de matrimonio, no solo por la elección de las lámparas de las mesillas de noche y la de techo, sino por el tono de las luces que también ayudan a crear ambiente.

Hay bombillas inteligentes que con un mando o una aplicaicón en el móvil puedes cambiar su tonalidad dependiendo del momento, por ejemplo para leer es mejor una luz tenue con un tono más amarillo, pero si lo que necesitas es una luz que realmente ilumine la habitación mientras estás haciendo las teras diarias los tonos más fríos serán tus aliados. 

Ropa de cama

Normalmente el punto focal de una habitación es la cama, así que las sábanas, las mantas, el edredón o el nórdico adquieren un papel protagónico en la habitación, ya no por su función de vestir la cama, sino porque también solo elementos que ayudan a decorar la estancia según la paleta de colores elegida. 

Un error común es no darle la importancia que se merece a la calidad del material de la ropa de cama, ya no por la comodidad o suavidad que sentirás a la hora de dormir, sino porque ya que haces una inversión en decorar tu habitación aseguráte de que tienen una calidad óptima para que te duren muchos años en buenas condiciones. 

Otro punto a tener en cuenta son los colores o estampados que se eligen, que deben ir en consonancia con la misma paleta de colores que has elegido en el primer punto. No trates de mezclar todos los colores sino, más bien, de elegir dos principales, uno más neutro para el edredón y otro que funcione como punto de color para los cogines.

Decorar una habitación de matrimonio no es difícil, pero sí es cierto que muchas veces nos dejamos llevar por distintas tendencias que nos encantan y acabamos mezclando estilos que no encajan con la idea inicial ni con la personalidad de nuestra pareja, así como comprando muebles y elementos decorativos que no tienen ninguna funcionalidad. El dormitorio debe ser un espacio armonioso donde relajarse y llenarse de energías para afrontar con ganas un nuevo día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here