Aunque lo queramos retrasar todo lo posible, es inevitable que los niños crezcan y empiecen a desarrollar su propia personalidad llegando a decidir lo que les gusta y lo que no, y eso se refleja en su habitación.

Decorar una habitación de niña no es difícil, pero debe ser un espacio cambiante que vaya reflejando su madurez a lo largo de los años y que cubra sus necesidades actuales y futuras. 

Haz partícipe a tu hija del divertido proceso de decorar su habitación, independientemente de su edad, porque debe reflejar su esencia y así ella puede ir tomando pequeñas decisiones como una niña mayor. 

Empieza por elegir primero cosas básicas que también le vayan a servir en un futuro y luego presta atención a elementos más decorativos y divertidos, como el papel de pared, crear una zona de juegos o de lectura, un pequeño escenario para que pueda bailar o recrear sus cuentos favoritos. 

Con pocos elementos puedes hacer que la habitación de tu hija sea única y especial, pero si necesitas inspiración sigue leyendo porque te vamos a dar algunas ideas creativas para que te hagas una idea de cómo decorar una habitación de niña.

Habitación temática

¿A tu hija le gusta una temática en particular? Si es así atrévete a hacerle una habitación bajo esa idea para crear un mundo donde ella se sienta cómoda y feliz. Pero una cosa a tener en cuenta es que si quieres que la habitación crezca con ella, la decoración debe poder cambiarse fácilmente. Para ello, lo mejor es escoger unos muebles neutros y elegir elementos decorativos que encajen con la temática que tu niña quiere para su habitación, como las cortinas, las alfombras, la ropa de capa, las lámparas, etc. Así, a medida que ella vaya creciendo, solo tendrás que reemplazar esos elementos y no volver a hacer una habitación desde cero. 

Pared

Más allá de los tradicionales cánones de azul para niños y rosa para niñas, puedes pintar la pared de tu hija de otros colores igualmente alegres y que despierten su imaginación. Pero si prefieres darle algo más de serenidad opta por paredes blancas con elementos decorativos, como vinilos de sus personajes favoritos, o atrévete a crear un mural con tu hija. También puedes dejar que ella misma vaya decorando su pared como quiera pegando sus dibujos o fotos con sus amigos. 

Otra idea muy creativa es pintar un trozo de la pared con pintura de pizarra, así tu hija podrá dibujar lo que quiera y en un futuro te servirá para repasar las materias del colegio. 

Techo

¿Sabías que el techo también se puede pintar? Sí, y es una forma original de decorar una habitación de niña, sobre todo si prefieres que el resto de las paredes tengan un aspecto más sobrio. Puedes darle al techo ese toque de color que no quieres darle a las paredes, ponerle estrellas que se iluminen por la noche o, incluso un vinilo para crear una constelación. 

Cama

Como en en las habitaciones de adultos, la cama es la parte central de todo dormitorio. Dependiendo de la edad de tu hija puedes hacerle algo más infantil, como que el cabecero sea una casa de muñecas o un coche, y también funcionarán como elementos decorativos para la habitación a la vez que una zona de juegos. 

Por otro lado, si ya tiene más edad y prefiere una decoración más madura las camas con dosel son una gran opción. Incorpórale un par de luces para darle un toque mágico. 

Para ganar un poco más de espacio, también puedes optar por una cama con altura si tu hija es mayor, para que no haya riesgo de que se caiga. De esta manera, debajo de la cama puede estar situada su zona de estudio y aprovechar el resto de la habitación para jugar. Además, si tienes más hijos o a tu hija le encanta hacer fiestas de pijamas, en esa zona libre puedes poner otra cama sin problema porque no le estarás quitando espacio de juego. 

Fomenta su creatividad

Crea a tu hija una zona donde ella se sienta cómoda para fomentar su creatividad dibujando, pintando, escribiendo, haciendo manualidades, etc., y, cuando llegue el momento, que le motive a estudiar. 

Es importante que conozcas bien las actividades que le gusta hacer para que en ese espacio tenga todo lo que necesite a su alcance, como corchos para pegar sus dibujos, estanterías para sus libros, una pizarra, lienzos y pinceles para sus cuadros…

Para que no tengas que preocuparte por si mancha o no la pared, pinta esa zona con una pintura especial para niños y solo con un paño húmedo podrás borrar cualquier destrozo que le haga a la pared. 

Crea un espacio especial

Sí, toda la habitación debe ser su espacio especial, pero seguro que cuando eras niña te habría gustado tener una zona única donde jugar creando mundos imaginarios, leer, bailar o cantar.

Al igual que en el caso anterior, tienes que saber muy bien con qué cosas le gusta pasar el tiempo a tu hija. Si no se despega de los libros crea un espacio con cojines para que ella pueda pasar horas leyendo cómodamente. 

Si el ballet o el baile es su pasión pon en la pared un gran espejo y una barra para que tu pequeña bailarina practique su actividad favorita todos los días que ella quiera. 

Como has podido comprobar decorar una habitación de niña no nada complicado, y con unos simples elementos decorativos y un poco de imaginación podrás crearle un espacio único a tu hija. 

No caigas en el error de decorar la habitación sin ayuda según tu único criterio porque si tu hija ya tiene edad para decidir querrá crear un espacio con el que ella se sienta identificada. Hazla partícipe de todo el proceso y no fallarás.

Sin embargo, no debes olvidar que la habitación tiene que crecer y madurar con ella, por lo que no tengas miedo a ir reemplazando elementos infantiles a medida que pasen los años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here