Crear un espacio para que los niños crezcan y jueguen es una experiencia enriquecedora a la vez que divertida. Sin embargo, también es algo desafiante, no te vamos a engañar, porque hacer que una habitación sea bonita, funcional y que a tu hijo les siga gustando en el futuro tanto como ahora es un poco difícil, pero no imposible. 

¿No sabes muy bien cómo decorar una habitación infantil? No te preocupes porque te vamos a compartir algunas ideas de decoración muy originales y bonitas para que podrás recrear sin necesidad de contratar a ningún profesional. Además, estas ideas no son estancas a la edad actual de tu hijo, sino que también te daremos tips para que la habitación crezca a la vez que el niño y cubra sus futuras necesidades.

Ponte en la piel de tu hijo

Es normal que como adultos hagamos las cosas a nuestros gustos y en función a nuestra visión de las cosas, pero en ese caso estás decorando una habitación infantil y eso es lo que debe ser.

Si tu pequeño ya tiene la capacidad de decirte qué le gusta y qué no atrévete a preguntarle cómo le gustaría que fuese su habitación, en qué tipo de cama quiere dormir, qué colores son sus favoritos, etc. 

Aunque no todo lo que te diga tendrá cabida, porque la imaginación de los niños no tiene límites, sí que te ayuda a tener una idea de lo que hacer para crearle la habitación de sus sueños, pero que siga siendo funcional a medida que va madurando. 

Simplicidad

Ten muy presente la regla de menos es más. Trata de crear una habitación simple, con el mobiliario justo y con una decoración sencilla para tener un lienzo neutral que poco a poco se irá actualizando a medida que el niño crezca. Además, el no meter cosas de más ayuda a contar con un espacio amplio donde podrás jugar con tu hijo sin chocarte con los muebles. 

¿Jugamos?

Los niños como niños que son, valga la redundancia, tienen que jugar y desarrollar su creatividad leyendo, pintando, saltando, bailando, etc., y esto es lo que debes intentar que desarrolle en su habitación, que será su espacio privado para explayarse. 

Aunque cuentes con un espacio pequeño hay varias cosas que puedes incluir para que juegue, como pintar una pared de pizarra, motívale a crear un muro en la pared con sus dibujos, ponerle un tipi con sus juguetes para que sea su espacio “secreto” donde contar historias, etc.  

La magia de las pequeñas cosas

Los niños no ven la realidad como los adultos. Dentro de sus pequeñas cabecitas han creado cientos de mundos de distintas formas, colores y ¿por qué no recrearlos en su habitación?

Algunas ideas sencillas es incluir pequeños elementos en su habitación, como una cortina de luces para imitar el cielo o colgar pequeños aviones de juguetes en el techo si le encanta volar, pero si quieres ir un poco más allá también puedes extrapolar sus mundos imaginarios a la realidad.

Pídele que dibuje qué es lo que tiene su cabeza y recréalo en una de las paredes de su habitación. Si es muy difícil para ti siempre puedes acudir a un profesional en este caso o poner vinilos con esa temática. 

¡Qué vivan los colores!

A los niños les encanta mezclar colores, pero eso no significa que debas incluirlos todos en su habitación. Además, a medida que crecen sus gustos por los colores van cambiando, puede que ahora le guste el amarillo, pero que años más tarde lo deteste y tu ya habías pintado de ese color la habitación. 

¿La solución? Como te dijimos al principio lo ideal es crear un lienzo neutral para luego, con distintos elementos decorativos, incluir los colores, como con los peluches, las cortinas, la ropa de cama o, incluso, con los propios dibujos de tu peque. Estas pequeñas cosas se pueden ir actualizando progresivamente con los años y no te supondrán un gran gasto económico.

Aprovecha el espacio al máximo

Ya sea una habitación pequeña o grande tienes que aprovechar al máximo el espacio con el que contará tu hijo para moverse libremente. Si llenas la habitación de muebles harás que la habitación parezca ser más pequeña de lo que es, así que hay que elegirlos con un poco de sentido común. Hay veces que nos enamoramos de un mueble, pero que en realidad no es nada funcional y más que ayudar lo hará es estorbar. 

Una buena idea para aprovechar el espacio es incluir una cama alta con la altura suficiente para poner debajo un escritorio o para que sea, simplemente, su zona de juegos. Si tienes más de un hijo, pero una sola habitación, este tip también te será de gran utilidad porque las camas en litera ayudan a aprovechar mucho más el espacio que si pones dos camas individuales. 

Patrones y texturas

¿Qué hace que las habitaciones que aparecen en las revistas sean tan bonitas? Los patrones y las texturas son el arma secreta de todo diseñador profesional que se precie y lo que hace que una habitación sosa se convierta en una espectacular. 

¿Cómo puedes conseguir este efecto sin contratar a nadie? Combina distintas capas de texturas con alfombras, un par de cojines, una manta decorativa encima de la camita de tu hijo… Puedes mezclar distintos materiales para crear un ambiente aún más acogedor, los naturales, como la madera o la rafia, siempre ayudan a generar este efecto. 

En las texturas también se incluye la combinación de patrones, por lo que para conseguir el efecto deseado no elijas siempre el mismo estampado, trata de jugar con ellos para crear un espacio interesante, pero siempre equilibrado. 

¿Qué te han parecido estos consejos? Siempre que tengas dudas a la hora de decorar una habitación infantil te animamos a que busques inspiración y apuntes todo lo que te gustaría incluir, eso sí, nunca te olvides de incluir los gustos y opiniones de tu hijo para que el espacio refleje al 100% su personalidad. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here