¿Sabías que nos pasamos una media de 25 años durmiendo? Teniendo que cuenta que lo habitual es que durmamos una media de entre 6 y 8 horas diarias para descansar la mente y el cuerpo, resulta más que importante hacerlo sobre un buen colchón que realmente nos ayude a cuidar nuestra salud corporal. Un descanso de calidad nos permite levantarnos de mejor humor, con más energía, sin dolores lumbares o cervicales y eso se consigue durmiendo en un buen colchón.

¿Pero qué colchón elegimos? Actualmente hay diversos tipos de colchones en el mercado, de distintas calidades, grosores, materiales, etc., que hasta puede abrumar la cantidad de posibilidades de las que disponemos. La oferta es tan amplia que es común comprar uno que no es del todo adecuado a nuestro cuerpo y forma de dormir.

Por ello, si quieres tener un descanso sin igual todas las noches del año sigue leyendo porque te vamos a dar las claves para que des, de una vez por todas, con tu colchón soñado.

Lo que debes de saber antes de comprar un colchón

Antes de ir a los distintos tipos de colchones, es importante conocer las claves o factores que afectan a la hora de dormir y, por ende, al momento de comprar un buen colchón.

1. Tu posición

La dureza del colchón depende según tu posición preferida para dormir. Si duermes boca arriba tienes que elegir un colchón duro, pero si duermes de lado es preferible que escojas uno con menor firmeza para que el hombro se pueda hundir ligeramente. 

2. El peso

El peso también es un factor determinante porque si tienes sobrepeso tendrás que elegir un colchón duro para que no te hundas. Por el contrario, si tu constitución es más bien delgada un colchón de dureza media será lo más adecuado.

3. ¿Te mueves al dormir?

Si eres una persona que no para de moverse durante toda la noche, es conveniente que compres un colchón duro, para que puedas moverte con mayor facilidad y sin esfuerzo. Además, en estos casos lo más adecuado es que escojas uno que sea adaptable y con algo de flexibilidad.

4. ¿Eres caluroso o friolero?

Si pasas calor por las noches o vives en un lugar cálido, lo mejor son los colchones de muelles porque tienen una mayor transpirabilidad y deja que el vapor del propio cuerpo se vaya. Aunque si ya has tenido un colchón de muelles y sigues pasando calor, también hay colchones con materiales termoregulables que evitan los cambios drásticos de temperatura. 

Por otro lado, si tienes que taparte con nórdico y manta casi todo el año la mejor opción para ti son los colchones de viscoelástico o de látex porque retienen el calor corporal

5. ¿Duermes solo o en pareja?

Muchas veces no se suele tener en cuenta este factor y se escoge un colchón que le va bien a una persona, pero a la otra no. En este sentido lo más recomendable es elegir uno que absorba el movimiento a la hora de moverse para no molestar a quien tienes al lado, como los de muelles ensacados que, al estar los muelles en bolsas individuales, favorece la adaptación del cuerpo de quien se mueve, pero no molesta a quien está quieto. 

Como has podido comprobar, las dos características principales para elegir un buen colchón se resumen en firmeza y materiales, por lo que te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre ellas.

También te puede interesar: Los 10 mejores colchones 2020

Firmeza

Como te hemos estado comentando, la base en la que descansas tu cuerpo debe ser la correcta dependiendo de tus características para que te acuestes de una forma natural. Debe ser firme para sostenerte bien, pero no demasiado porque si no te resultará incómodo. 

La clave está en que reparta el peso del cuerpo de manera equitativa y que respete la curvatura de la columna vertebral, tanto si duermes boca arriba como de lado. 

Para hacerte un breve resumen, si escoges un colchón muy duro no se va a adaptar a tu cuerpo, pero si es muy blando te hundirás, generando calor y problemas en la columna porque la espalda no estará lo suficientemente sujeta. Lo ideal es elegir un colchón tan blando como para que te sea cómodo, pero que no te hundas en él. 

No obstante, esto siempre depende de cada persona y de sus necesidades, sobre todo si se sufre de algún problema de espalda. 

Materiales

Hoy en día hay distintos tipos de materiales enfocados a ayudar a tener un mejor descanso, pero hay que elegir el adecuado según tus características personales. Los más comunes son los siguientes.

Latex

La principal característica de los colchones de látex es su capacidad de adaptarse al cuerpo, esto hace que se reduzca  la presión en distintas zonas, como la cabeza o los hombros. También son bastante elásticos, que ayuda a que te muevas con naturalidad, pero al ser un material natural hay que airearlo para evitar la humedad.

Este colchón es el más recomendado en el caso de que se tenga alergia a los ácaros.

Viscoelástica

Si duermes de lado o tienes problemas en las articulaciones o en los músculos este material es perfecto para ti. ¿Por qué? Porque están hechos con una espuma con efecto memoria que ayuda que se adapte a la silueta natural del cuerpo y reconozca tus posiciones, aunque la deformación de esta espuma suele durar un poco, por lo que puede resultar un algo incómodo.

Muelles

Si pasas calor por las noches o duermes con otra persona este material puede ser una gran opción para ti porque tiene muy buena ventilación. En cuanto a la firmeza, en el mercado hay distintos niveles y tipos, como los ensacados, que son más adaptables, o los de muelle continuo, que distribuyen mejor el peso. 

Viscografeno

Estos colchones están hechos con viscoelástica y grafeno, este último es un material muy resistente, más que el acero, y ligero.

El viscografeno tiene beneficios termoregulables para disipar el calor y es antibacteriano, por lo que las bacterias no se acumularán. 

Espuma

Es un material bastante común y está compuesto por celdillas o burbujas de aire. Dependiendo de la cantidad de celdillas será más o menor firme. Generalmente son buenos aislantes del calor, pero no se recomienda para un uso diario, sino para camas de niños o huéspedes porque tienen un mal envejecimiento. 

Consejos para el mantenimiento del colchón

Si haces la inversión en un buen colchón lo último que quieres es que envejezca mal, por lo que te recomendamos que sigas estos breves consejos para que mantengas un correcto mantenimiento del mismo y así te dure todos sus años útiles de la mejor manera posible:

  • Ventila la habitación todos los días después de levantarte y antes de hacer la cama.
  • Dale la vuelta 4 veces al años.
  • Cambia las fundas del colchón regularmente para no acumular bacterias o ácaros. 

También te puede interesar: Los 10 mejores colchones 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here