Cuando se está esperando la llegada de un bebé no se suele escuchar a las futuras mamás que están en la búsqueda de un buen colchón para su hijo, sino que más bien se centran en los tipos de cunas, lo que es un error. El bebé no necesita una cuna cómoda, que es un mero soporte al fin y al cabo, lo que necesita es un colchón cómodo y seguro para que pueda descansar sin problema porque se pasará la mayor parte del tiempo durmiendo, sobre todo durante sus primeros meses de vida. 

Por lo general, hay marcas de cunas que ya incluyen el colchón, pero no siempre es el más adecuado, el de mayor calidad o el más seguro. Si ya has comprado una cuna que incluye el colchón pero este deja mucho que desear, deberás buscar por tu lado otro de una mejor calidad para asegurarle a tu bebé el mayor de los descansos y, ya sabes lo que eso significa, si el bebé no se despierta a menudo por las noches tú tampoco tendrás que hacerlo.

¿Pero qué debes tener en cuenta para elegir un colchón para tu bebé? Sigue leyendo y te daremos las claves con las que no fallarás. 

Requisitos que debe cumplir un colchón para bebés

Hay requisitos que un colchón indicado para bebés deben cumplir sin excepción para garantizar que dormirán seguros y cómodos. 

Seguro

Como no podía ser de otra manera, el primer requisito es la seguridad y es que todos los colchones de bebés deben cumplir unos estándares de seguridad. Lo primero que tienes que comprobar es que se ajusta a la perfección a las medidas de la cuna y que no hay ningún hueco por el que el cuerpo o la cabeza del bebé se pudieran quedar atrapados. 

Por otro lado, comprueba que sus certificados de seguridad son válidos y que los materiales de su fabricación no presentan ningún riesgo para la salud del bebé. 

Debe ser firme

Cuando tocas un colchón de bebé y es muy blandito huye porque este debe ser firme. No puede dejar que el bebé se hunda en él porque, de lo contrario, se aumenta el riesgo de asfixia o de muerte súbita. Sabemos que esto es algo escabroso, pero antes de comprar un colchón tienes que conocer lo que puede llegar a provocar el acto de escoger un colchón de baja calidad.

Sin embargo, que sea firme no quiere decir que no sea cómodo. Hay colchones para bebés con una firmeza óptima para que no se hunda, pero perfectamente confortables y con capacidad de adaptarse a su pequeño cuerpo sin presionarlo. 

Transpirable

Los bebés recién nacidos son muy delicados, por lo que el colchón elegido debe tener una buena transpirabilidad para que no acumule CO2 entorno a él, lo que acarreará problemas de salud a la larga.

Además, el que un colchón sea transpirable también aporta confort porque evita que la cama se caliente, sobre todo en los meses de verano. 

Materiales de los colchones para bebés

Al igual que en el caso de los colchones para adultos, los colchones de cuna también se hacen con distintos materiales, algunos más firmes y duraderos que otros, pero es conveniente que conozcas los materiales más comunes para que puedas comprar y escoger el más adecuado. 

Viscoelástico

Los colchones viscoelásticos son los más caros, pero te aseguran una distribución uniforme del peso de tu bebé por toda la superficie, así como una gran transpirabilidad. Otra de sus ventajas es que al distribuir el peso alivian las presiones en la cabeza y duran bastante tiempo en perfecto estado. 

Látex

Si optas por un colchón de látex debe ser 100% natural, ya que el látex sintético puede llegar a originar irritaciones en la piel de un recién nacido. Este material tiene un buen sistema de ventilación, para que no se concentre el calor sobre el bebé, y  se adapta a la forma y los movimientos. 

Es recomendable que los colchones de látex se apoyen en somieres de láminas que favorezcan su ventilación y que les des la vuelta una vez al mes.

Muelles

Hay distintos colchones de muelles para bebés. Por un lado están los ensacados, que son muelles dentro de bolsitas que dan mayor soporte y son bastante firmes, pero no se adaptan muy bien a un cuerpo de tan poco peso como el de un bebé. 

Por otro lado, nos encontramos con los colchones de bebés compuestos por muelles Bonell, hechos en acero de carbono en forma de reloj de arena. A diferencia de los muelles ensacados, los Bonell combinan la firmeza con la flexibilidad para que sea más confortable para el bebé. 

Espuma

Aunque hay colchones muy buenos fabricados en espuma no son los más recomendables para la cuna de un bebé. Son más económicos que los anteriores y suelen tener una buena firmeza, pero poca ventilación y baja durabilidad porque con el tiempo acabarán deformandose. 

Si lo que buscas es un colchón más temporal para un moisés o canasta no están mal, pero no para usarlo la mayor parte del tiempo. 

Fibra de coco

Los colchones de fibra de coco son naturales y ecológicos, son muy resistentes, transpirables e hipoalergénicos, aunque se combinan con otros materiales, como los muelles o el látex. El problema de los colchones de fibra de coco es que les cuesta recuperar su forma y si se combina con muelles suelta un poco de polvo, que no resulta recomendable que un bebé respire. 

¿Qué colchón debes elegir para un bebé?

Una vez teniendo toda la información que te hemos dado debes comparar las distintas ofertas que el mercado tiene a tu disposición, teniendo muy en cuenta los materiales de fabricación, la dureza, la capacidad del colchón a adaptarse al cuerpo del bebé, pero también la capacidad que tenga de recuperar su forma original etc. 

Ya que haces una inversión tan importante como es comprar el colchón de tu bebé, debes sentir que has elegido bien, ya no solo por el coste económico, sino por la seguridad y confort de tu hijo para que crezca sano y fuerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here