El dormir bien es importante para todas las personas, pero lo es aún más para los niños, ya que la falta de sueño y descanso les puede afectar en varios aspectos. Un mal hábito de sueño en los niños se puede reflejar en la falta de concentración en el colegio o en su mal comportamiento por no descansar bien por las noches, por ello es relevante que descansen sobre una buena cama.

Sin embargo, encontrar el colchón más adecuado para los niños no es tarea fácil. Al igual que los adultos, todos los niños son diferentes y no tienen los mismos hábitos de sueño y necesidades. Además, hay que tener en cuenta varias características a considerar, como el material, la firmeza, su edad, etc.

Como nuestro objetivo en Saber Todo es hacerte la vida un poco más fácil, te vamos a nombrar todo lo que necesitas considerar a la hora de elegir un colchón para tus hijos

Material

Como bien sabrás, en el mercado hay multitud de colchones con diferentes materiales y hay que prestar atención a cada una de sus prestaciones dependiendo de las necesidades y características de tu hijo. 

Muelles

La principal ventaja de este material es su larga duración y que aportan mayor firmeza, aunque eso también puede ser una desventaja si el acolchado no es adaptable.

Viscoelástica 

Los colchones de viscoelástica son los que mejor se adaptan a la forma del cuerpo, pero debe tener un alto grado de firmeza para que el niño no se hunda en la cama haciendo que no tenga la columna en su postura natural mientras duerme. 

Látex 

Al igual que los colchones de viscoelástica, los de látex tienen un alto grado de adaptabilidad y firmeza, aunque son más caros. Si eliges un colchón de látex para tu hijo asegúrate de que esté hecho 100% de látex natural porque algunos colchones sintéticos pueden causar irritaciones en la piel. 

Espuma

La gran ventaja de los colchones de espuma es que son muy firmes, pero no duran mucho por lo que tendrás que cambiarle el colchón a tu hijo más a menudo.

El mejor colchón para los niños según su edad

El material no es el único factor a considerar a la hora de comprarle un colchón a tus hijos sino también su edad, ya que un niño de 2 años no necesita lo mismo que uno de 9. 

Colchón para bebés de 0 a 2 años

Cuando son bebés pasan la mayor parte del tiempo durmiendo por lo que es vital que lo hagan sobre un colchón que les permita descansar cómodamente. Los colchones firmes con un alto grado de adaptabilidad son los más adecuados para esta edad. Por otro lado, al ser niños tan pequeños tienes que buscar que los materiales del colchón permitan la transpirabilidad, para que no afecte a sus sistema inmunitario, y tengan el sistema anti-asfixia, que no crean el efecto molde de la cabeza del pequeño. 

También es importante que el colchón sea desenfundable para poder lavarlo y eliminar el polvo o los ácaros acumulados, así como los inevitables accidentes. 

Colchón para niños de 2 a 9 años

Los niños de 2 a 9 años pasan por diferentes etapas muy importantes para su desarrollo, dejan la cuna, empiezan a ser más independientes, dejan el pañal, van al colegio, etc. El colchón perfecto para estas edades es aquel que le aporte una gran firmeza, pero que a la vez se adapte al cuerpo del pequeño, aunque esto siempre dependerá de la constitución del niño porque si es delgado no necesitará mucha dureza.

Al igual que en el caso anterior, es un plus si se le puede quitar la funda al colchón para lavarla, sobre todo en la transición del pañal al orinal. 

Colchón para niños a partir de 10 años

El colchón que elijas para tu hijo le acompañará prácticamente desde esta edad a su adolescencia, por lo que la firmeza, la adaptabilidad y la durabilidad del mismo son más que importantes. 

Sobre esta edad es cuando más cambios experimentan y empiezan a dar el estirón y, por tanto, van pesando más. Un colchón de gran firmeza y adaptabilidad, como los viscoelásticos, les serán de gran ayuda para que reposen la espalda en una postura cómoda y mantengan una correcta higiene corporal.

Además, los cambios hormonales generan más sudoración, así que asegúrate de que el material del colchón favorece la transpirabilidad.

Otros aspectos a considerar 

Además de lo anterior, existen otros aspectos que debes considerar para elegir el colchón más adecuado para tu hijo:

  1. Impermeable y lavable: los niños de corta edad son más propensos a hacerse pis en la cama y eso hace que el colchón envejezca más rápido y suelte malos olores. Asegúrate de que su material sea impermeable o que su funda sea lavable. Si no cumple con estas condiciones siempre puedes comprarle un protector. 
  2. Materiales naturales: es importante que los materiales de los colchones sean lo más natural posible para que no dañen la piel o el sistema respiratorio de los pequeños.
  3. Somier: no te puedes olvidar de la base en la que apoyas es colchón porque si no es lo suficientemente fuerte no tendrá estabilidad. Por otro lado, el somier o la base de la cama no deben estar pegados al suelo porque el colchón necesita ventilarse y si no tiene espacio para hacerlo aparecerán los ácaros y las bacterias que terminarán generando problemas en la salud de tus hijos. 
  4. Durabilidad: la compra de un colchón no es algo que se haga todos los días y los niños, además de pasar mucho tiempo durmiendo en ellos mientras son pequeños, también juegan sobre él. Debes asegurarte de que el colchón que adquieres es lo suficientemente resistente como para aguantar este tipo de comportamientos sin que afecte a su forma. 

Somos conscientes de que esta información puede llegar a abrumar un poco, pero con las herramientas y conocimientos que te hemos dado para que sepas qué colchón es mejor para tus hijos seguro que darás con el adecuado sin ningún problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here