Elegir el escritorio adecuado para estudiar hará que el acto de aprender sea más llevadero y ameno porque cumplirá con todas tus necesidades de espacio y corporales. 

Antes de ir a comprar un nuevo escritorio hay que plantearse un par de cosas como cuánto espacio necesitas, en qué zona lo vas a colocar, si va a ser temporal o quieres que te dure muchos años, qué tipo de silla vas a utilizar, qué materiales vas a emplear sobre él, si tienes o no problemas de espalda, etc. 

Aunque a continuación te diremos cómo debes elegir un escritorio para estudiar, está bien que te plantees lo anterior para que sepas en qué puntos te debes focalizar más para que el mueble escogido cumpla con todas tus necesidades y puedas estudiar de cómodamente. 

Tamaño del escritorio

Un error es ir en busca del escritorio perfecto sin saber cuánto espacio necesitas para los libros, el ordenador, las carpetas, la lámpara o cualquier otro material que necesites para estudiar de una forma productiva. 

Lo primero que debes hacer es medir el espacio donde vas a colocarlo y hacer una simulación con otra mesa, o incluso en el suelo, con todas las cosas que necesitas diariamente para estudiar. Así sabrás qué tamaño de largo y ancho es el más adecuado para ti. 

De otra medida de la que no te puedes olvidar es del alto del escritorio y esto dependerá de la silla que tengas o que te quieras comprar porque si no es regulable y los brazos no se quedan rectos al apoyarlos en la superficie puede que esa mesa no sea para ti. Como no hay una medida estándar de escritorio a que todo el mundo le quede bien, lo más recomendable es tener una silla regulable para que te olvides de este problema. 

Ergonomía

El escritorio debe ser lo suficientemente cómodo para que puedas pasar horas sentado frente a él sin que te cause ningún problema físico. 

La altura aquí es importante, porque lo normal es que midan unos 70/80 cm, pero, como dijimos antes, si se te queda más baja o más alta opta por una silla regulable. 

Por otro lado, todos los materiales necesarios para estudiar deben estar a tu alcance y tener el espacio suficiente para no sobrecargar el escritorio. Recuerda que el orden ayuda a fomentar la concentración. 

Si tienes problemas de espalda o a veces te sientes más cómodo estudiando de pie, existen escritorio ergonomicos que te permiten cambiar la altura y posición del mismo. Algunos, incluso, incorporan distintos niveles de estanterías para que coloques ordenadamente la pantalla del ordenador o portátil, los libros, los archivadores, etc., para que tengas un espacio totalmente libre donde estudiar. 

Materiales

Si quieres que el escritorio dure muchos años tienes que prestar especial atención a su material de fabricación. Considera aumentar un poco más de la cuenta tu presupuesto para adquirir una mesa de estudio de buena calidad y duradera, como de hierro o madera de bambú que, además de ser más sostenible, es un tipo de material muy resistente. 

Pero no solo debes fijarte en la calidad del material de su estructura, sino también de la superficie del escritorio, la zona con la que más en contacto vas a estar. 

Materiales de la superficie del escritorio

Principalmente son cuatro los materiales más utilizados en las superficies de los escritorios que se pueden combinar perfectamente con otros, como el hierro, para darle un aspecto más vanguardista y aumentar su durabilidad. 

Laminado

Es un acabado plástico que se aplica en la madera y es bastante económico. El laminado hace que el escritorio de madera sea más resistente y duradero, pero este debe ser grueso. 

Madera o chapa

La chapa es una lámina muy fina de madera que se pega a la base de la mesa a modo de recubrimiento. Los escritorios que combinan la madera y la chapa son muy elegantes, pero resultan ser algo más caros y menos resistentes.

Cristal

Los escritorios con la superficie de cristal son realmente bonitos, pero hay que ser sinceros, esta superficie no va a mantenerse lisa durante mucho tiempo si no utilizas un protector cuando uses la mesa, por lo que no resulta muy práctica. 

Metal o acero

Es la opción más duradera, pero quizá no la más cómoda para estudiar porque este material es frío y los acabados deben ser muy buenos para que no haya ninguna imperfección que te pueda dañar la piel.

Soporte 

Otra parte fundamental es el soporte de la mesa, independientemente del material del que esté fabricado, porque no querrás que cuando estés escribiendo en la libreta o en el ordenador el escritorio se esté moviendo todo el rato y haciendo ruidos, ¿verdad?

Si te has decidido por una mesa de estudio que ya está montada no tengas miedo de probarla bien para comprobar que realmente te será de utilidad.

Sin embargo, si lo que quieres es darle una segunda vida a una madera o cualquier otra superficie que tengas por casa, siempre puedes buscarle un soporte diferente para darle más estabilidad o un estilo más actual. 

Actualmente hay muchísimos tipos de soportes, como las patas tipo caballete, que están muy de moda, pero si no están bien sujetas son un peligro porque si le das una patada sin querer la puedes sacar de la mesa y tirar todo lo que tengas encima. También tienes las cajoneras, que además de ser un buen soporte, te dan un gran espacio de almacenaje para que guardes de manera ordenada todas tus cosas.

Hoy en día hay escritorios de todo tipo, rectos, en en forma de L, esquineros, desmontables, etc., pero si no das ni con la superficie ni con el soporte adecuado siempre está la opción de pedir que te hagan un escritorio a medida con los materiales y acabados que prefieras para que encaje con el resto de la decoración de tu casa, aunque ya te adelantamos que no es la opción más económica de todas, pero sí que tendrás un mueble único que cubrirá tus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here