Entramos en las estaciones más frías y es hora de sacar las mantas para dormir confortables y calentitos, pero… ¿Cuántas te hacen falta para dejar de lado el frío durante la noche? No te hundas en una montaña de mantas y sustitúyalas por un buen nórdico para dormir más abrigado y con mayor comodidad. Aunque para que esto sea posible es necesario que elijas un nórdico que encaje con tus necesidades corporales, pero también las de tu cama porque debe ser más grande que el tamaño de tu colchón.

Hay ciertas cosas a tener en cuenta cuando vas en búsqueda de un nórdico, además de su tamaño, como el tipo de relleno, el gramaje del mismo o la temporada y hoy te vamos a ayudar a escoger el más adecuado.

El tamaño del nórdico

Tener un buen descanso por la noche es importante para rendir bien por el día y afrontar las horas de trabajo o estudio con energía, pero esto no será posible si pasas frío mientras duermes o tienes que lidiar con la sábana, la manta y la colcha durante tus horas de descanso. Lo mejor es que solo un elemento te dé el calor que necesitas para olvidarte de las frías noches y dormir calentito.

¿Pero qué tamaño de nórdico debes elegir? Seguro que esta pregunta te la has hecho más de una vez cuando están enfrente de una estantería con cientos de opciones de nórdicos con multitud de tamaños. Mides la cama, mides el colchón, pero aún no tienes muy claro de qué centímetros debe ser para que cubra bien. Lo primero que debes saber es que lo más recomendable es elegir un nórdico con 30 cm más grande, tanto de largo como de ancho, que el colchón, para que sobresalga un poco. Pero hay quienes prefieren que este sea más grande aún para una mayor caída, así que te vamos a compartir una tabla muy útil para que la elección del nórdico sea aún más fácil.

Cama de 90 x 200 cmCama de 135 x 200 cmCama de 150 x 200 cmCama de 180/190 x 200 cm
Nórdico estándar 150 x 200 cmNórdico estándar 220 x 220 cmNórdico estándar 240 x 220 cmNórdico estándar 260 x 220 cm
Nórdico largo 200 x 200 cmNórdico largo 240 x 220 cmNórdico largo 260 x 240 cmNórdico largo 260 x 240 cm

Tipos de rellenos

Principalmente hay dos tipos de rellenos de nórdicos, los naturales y los sintéticos. 

Nórdicos de rellenos naturales

Este tipo de rellenos suelen ser de seda, bambú, lana, plumas o plumón de pato u oca. Los nórdicos naturales son antitranspirables y muy buenos termorreguladores, así que no debes preocuparte de si con él vas a pasar o no calor por la noche. 

Aunque son muy buenos para evitar el frío, los rellenos naturales necesitan de unos cuidados específicos para aumentar su duración y mantener su efectividad por más tiempo. Por ejemplo, para limpiarlos es mejor llevarlos a una tintorería para no estropearlos con la lavadora. Además, si buscas uno económico no elijas uno de relleno natural porque son algo caros.

Nórdicos de rellenos sintéticos

Por otro lado, tienes los nórdicos de rellenos sintéticos que suelen estar hechos de poliéster, celulosa o microfibra y son bastante más baratos que los naturales. 

Hay fabricantes que además de los materiales anteriores les incorporan otros para simular los naturales, como la pluma o la lana y agregarles mayor confort.

Los rellenos sintéticos también son transpirables y su limpieza es más sencilla porque lo puedes poner en la lavadora sin ningún tipo de problema, solo debes asegurarte de que seque bien al sol para eliminar totalmente la humedad. 

Gramaje del relleno del nórdico

Una vez que conoces el tamaño y el tipo de relleno también debes saber qué gramaje es el más adecuado para tu nórdico. Esto es lo que determina que unos sean más calentitos y ligeros que otros, y lo que hace que unos nórdicos se consideren de invierno o de verano. 

Relleno de verano

Te preguntarás para qué necesitas un nórdico en verano, pero es que hay zonas en las que por la noche bajan bastante las temperaturas y es necesario abrigarse. Los rellenos más ligeros rondan entre los 100 y 180 gr y son los que se aconsejan usar para lugares donde las temperaturas bajan hasta los 18º.

Relleno de entretiempo

En realidad el relleno de entretiempo también se puede usar para invierno, pero todo depende de la zona donde vivas. Se recomienda para las áreas cuyas temperaturas descienden hasta los 12º y suelen tener un gramaje de 250 a 300 gr, así que son bastante calentitos porque son pesados.

Relleno de invierno

Estos rellenos son los que más calor te darán por la noche y su peso no sobrepasa los 500 gr. Si pasas mucho frío por las noches y no te gusta encender la calefacción este tipo de relleno es el más adecuado para ti. 

Aunque estos son los rellenos más populares y comunes existen más modelos en el mercado y dependen mucho de la tienda donde la compres. Por ejemplo, hay un tipo de nórdico tres en uno o apto para todas las estaciones que incluye dos tipos de rellenos unidos. Uno de ellos es para verano, por lo que es más ligero, y el otro tiene mayor gramaje para esos días en los que empieza a hacer frío, pero que tampoco hace falta calentarse demasiado. Estos dos rellenos juntos forman un solo nórdico muy calentito y aislante del frío que es genial para las noches de invierno en los que tienes que dormir con calcetines, pijama largo y con la calefacción encendida. 


Luego de elegir el nórdico más adecuado para ti, ya seas una persona calurosa o bastante friolera, no te olvides de escoger su funda. Para ello debes guiarte por la misma tabla de tamaños que te indicamos, aunque si quieres que la funda sea un poco más grande para crear ese efecto caída del que te hablamos siempre puedes elegir una un poco más grande que la propia cama y el nórdico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here