Cómo decorar un recibidor

El recibidor es, quizás, una de las áreas más subestimadas del hogar. Sí, es solo la zona de entrada que da paso al resto de estancias, pero el recibidor también necesita un poco de amor y decoración para convertirse en un área interesante y de la que no salgas corriendo cuando entras o sales de casa.  

Generalmente esta zona es pequeña, por lo que no necesitas mucho para ponerlo bonito. Con la iluminación adecuada, algunas piezas claves como un bonito espejo, una mesa y unos cuadros ya conviertes el recibidor en algo más atractivo. 

Si aún no sabes por dónde empezar sigue leyendo para obtener algunos consejos útiles sobre cómo decorar un recibidor que te ayudarán a transformar esta zona aburrida de tu casa en algo elegante y con personalidad. 

Dimensiones

Lo primero que debes hacer antes de comenzar a decorar tu recibidor es hacer un balance de cuánto espacio tienes realmente para trabajar, ya que esto conducirá el resto del proceso de diseño. 

¿Cuántos centímetros de ancho y de largo tiene? Mide cada recobeco para que los muebles que le incorpores no lo hagan más estrecho de lo que es o, por el contrario, no queden ridículos por las grandes dimensiones del recibidor. 

Juega con la profundidad

Si el recibidor es estrecho tienes que concentrarte en el suelo y en el techo para atraer la atención desde la entrada. Incorpora un elegante patrón que engañe el ojo y parezca que es más grande o profundo de lo que en realidad es. 

Los colores son la clave del éxito en un recibidor de estas características, como un amarillo potente o un azul marino. Obviamente el estilo del recibidor debe ser coherente con el resto de la casa, pero deja que también tenga su propia personalidad. 

Cohesión entre el recibidor y el resto de tu casa

Como te comentábamos, debe existir una relación entre la decoración de todas las habitaciones y espacios de tu casa.

El recibidor es un perfecto espacio de transición al que añadirle puntos focales de interés para hacerlo más dinámico, pero que aún tenga una coherencia con el resto de las estancias. Esos puntos de interés van desde las alfombras, una planta o una pared llena de cuadros. 

Diviértete con la decoración

Decorar es divertido porque puedes añadir y quitar los elementos siempre que quieras o en cada cambio de estación. 

Normalmente se ven en los recibidores un mueble simple donde guardar las llaves y un espejo para darse el último vistazo antes de salir. Los bancos, los cuadros, las alfombras o las lámparas también son elementos de decoración comunes y que quedan muy bien en los recibidores porque le da sensación de hogar. Estos elementos mencionados, además de decorar, también tienen un propósito.

Por ejemplo, los espejos ayudan a iluminar el recibidor y hace que parezca más grande, las mesas o consolas alargan el espacio y las plantas le da vida. 

Decora el mueble del recibidor

Si has optado por poner una mesa o consola en la entrada decóralo con piezas pequeñas como una lámpara de mesa, jarrones, cuencos o un espejo, este lo puedes apoyar en la consola o colgarlo. 

Pero no solo te quedes en decorar el mueble en sí, acompáñalo de un banco, una bonita butaca o sillón donde sentarte a ponerte los zapatos.

Incorpora una buena iluminación 

Un error común que cometen las personas al decorar un recibidor es olvidar incorporar una buena iluminación, sobre todo si carece de luz natural. Por eso es importante encontrar una buena luz que se adapte a la escala de recibidor para no crear sombras innecesarias.

Un consejo del diseñador es crear dimensiones con una lámparas de mesa. Si la luz es escasa siempre puedes acompañarla con una de techo, pero el efecto que crea es mucho más atractivo.  

Papel pintado

A menudo, el espacio en los recibidores es limitado dejando poco espacio para muchos accesorios u otros elementos decorativos. Agregar papel pintado es una forma ideal de añadir estilo y personalidad al área sin ocupar un espacio valioso o desordenar. Las rayas son una opción clásica para los hogares y se pueden usar para crear la ilusión de espacio es más grande. Las rayas horizontales llevarán el ojo hacia arriba y las rayas verticales alargarán el área. La elección de colores claros y neutros también aumentará la sensación de espacio.

Percheros y ganchos

Los percheros son elementos originales que puedes añadir a tu recibidor. Además, brindan un pequeño espacio de almacenamiento a la vista, por lo que ten cuidado de no tenerlo muy desordenado. 

¿No tienes espacio para un perchero, pero aún necesitas un lugar para colgar el abrigo o el bolso? Los ganchos pegado a la pared es una solución alternativa, menos molesta que un perchero y sigue manteniendo la funcionalidad de este. 

Alfombras

Ya no es tan común ver alfombras en los recibidores, ya que se suelen sustituir por el propio aspecto atractivo del suelo, pero si eres de esas personas que se quitan los zapatos nada más entrar a casa quizá no sea tan agradable pisar sobre el suelo frío.

Una alfombra en el recibidor ofrece comodidad y le da un aspecto más acabado a esta área. Antes de elegir una piensa en qué función ocupará, además de decorar claro. Por ejemplo, muchas personas prefieren vestir el recibidor de una forma muy sencilla, pero darle ese toque de interés con una buena alfombra. 

Galería de arte

Si tienes niños en casa y ya no tienes ni idea de en qué lugar colgar sus dibujos, el recibidor puede ser ese espacio de más que necesitas para exponerlos. 

Pon los dibujos en unos bonitos cuadros y llena una de las paredes con las creaciones de los peques. Seguro que les encantará verlos al entrar a casa después del colegio y enseñarselos a sus amigos cuando van a jugar. 

Deja de darle vueltas y empieza a darle la vida que se merece al recibidor de tu casa. Al fin y al cabo la primera impresión siempre cuenta y te sentirás mejor cuando entres a tu propiedad y ya tu personalidad y la de tu familia se refleje con solo girar la llave.