Reformar un salón barato

El salón es una de las zonas de tu casa que más se utiliza porque es multifuncional: es donde te sientas cuando llegas de trabajar, donde recibes a los invitados, te relajas, juegas con los niños, comes, te ves la temporada entera de tu serie favorita… También es normal ver en algunos salones la zona del comedor integrada.

Todo esto hace que se vaya desgastando, con los años los gustos cambian y hay ciertos muebles que acaban perdiendo su funcionalidad. Si le has dado click al enlace de este artículo es que te ronda por la cabeza reformar el salón, pero no quieres gastarte mucho dinero. Aunque la magnitud de la reforma siempre depende de ti y de la visión que tengas en este momento para el salón, no significa que tengas que hacer necesariamente una gran inversión. A continuación te vamos a dar unas ideas en las que puedes inspirarte para reformar un salón barato.

Rediseña

A veces, todo lo que necesita una habitación es un nuevo diseño. Al mover tus muebles, o incluso trasladar el salón a otra habitación de tu casa puedes conseguir un aspecto completamente nuevo

Generalmente el salón suele tener el punto focal en el televisor o en la chimenea, si la tienes, así que la reforma debería empezar por ahí para la nueva distribución. Obviamente, no tienes muchas posibilidades en el caso de la chimenea, pero sí que puedes reorganizar los muebles y quitar los que no quieras 

Si el punto central es el televisor, entonces estudia bien la habitación para comprobar desde qué punto realmente se ve mejor y si llegan bien los cables. Una vez que has colocado este punto focal ya puedes colocar el resto de muebles.

Reforma tu salón con un poco de pintura

La pintura es una de las formas más baratas a la hora de reformar un salón. Independientemente de que decidas pintar todas las paredes con un color más fresco o solo una pared para darle toda la atención, la pintura tiene propiedades transformadoras con una buena relación calidad-precio.

No te cortes y juega con los colores, ya que te has puesto manos a la obra atrévete a pintar el salón con esos colores que siempre has querido ponerle. 

Con la pintura también puedes crear formas y dibujos, así como poner unas paredes de un color y el resto de otro totalmente diferente. 

Reforma el suelo del salón

Si con el uso y el paso del tiempo te has dado cuenta de que realmente el suelo que tienes en el salón no es ni tan bonito ni tan práctico porque se mancha mucho, no dura limpio, se ve hasta la más mínima mota de polvo, etc., llegó el momento de darle un lavado de cara. 

Reformar el suelo es realmente caro y molesto porque hay que levantar el viejo para poner el nuevo, pero hay formas de conseguir que el suelo tenga un nuevo aspecto sin que tu bolsillo lo note.

Por un lado tienes la opción de poner vinilo en el suelo, solo tienes que pegarlo e ir recortando trozos para que encaje a la perfección en todos los recovecos del salón. Luego tienes los laminados de madera que se pueden instalar sobre el suelo viejo con solo un click. 

Otra posibilidad más barata es pintar el suelo, aunque el acabado no termina de quedar del todo bien, sobre todo si tienes baldosas, pero si tienes madera sí que te puede funcionar. 

Además, las alfombras son un elemento decorativo que también ayudan a darle otro aspecto diferente al salón, si bien es verdad que con ellas no lo reformas, pero sí te ayuda a ocultar esa baldosa rota o ese color que ya no te gusta. 

Restaura los muebles del salón

Restaurar los muebles no solo te saldrá más económico que comprar unos nuevos, también es respetable con el medioambiente porque les das más tiempo de vida del que iban a tener. No obstante, la restauración tiene más cabida si están compuestos por buenos materiales porque, de lo contrario, el resultado puede ser terrorífico si el conglomerado de madera es malo o el metal es endeble. También tienes que tener cierta experiencia, informarte bien antes de hacer nada o contratar a un profesional. 

Pero restaurar los muebles no solo es tratar el material de la estructura, sino también cambiar las fundas, en el caso del sofá y del sillón. Es una solución bastante rápida y que cubre esa tapicería manchada o que ha perdido el color por el paso de los años. 

Cambia la iluminación artificial

A veces nos olvidamos de que la iluminación también es un factor importante a la hora de crear el aspecto de una habitación. La iluminación es una manera fantástica de crear ambiente. Las lámparas de mesa y de pie bien colocadas agregan elegancia al salón. 

Pero las luces no solo se quedan en el techo, en la consola o en la zona de lectura. Coloca las luces en los cuadros, en la librería, en las plantas para aumentar la vitalidad que dan de por sí con solo incluirlas en el salón. También puedes reemplazar la lámpara central por otra más llamativa o moderna, como una de cristal o de estilo industrial. 

Adiós puerta

Si el salón de tu casa no es de espacio abierto y está dividido por una puerta ¿por qué no quitarla? Si bien es cierto que cuando la quites aún se verá el arco donde estaba colocada, pero quizás es ahí donde debas invertir algo más de dinero para eliminar ese muro y ganar en espacio creando a la vez ese concepto abierto que tanto se ve en las revistas de decoración. 

Hay muchas formas de reformar un salón barato, aunque si quieres algo drástico es normal que tengas que gastar algo más de dinero. No obstante, implementando las ideas anteriores ya consigues un aspecto completamente diferente y también entra en juego la decoración con nuevos cojines, mantas decorativas, flores, fotos de tu familia y amigos… Como siempre te decimos, busca fotos del nuevo estilo que te gustaría que tuviese la habitación para inspirarte y ver cómo puedes reformar el salón de una forma económica.