Tipos de ropa de cama

Elegir la ropa de cama puede llegar a ser un poco abrumador porque incluye varios elementos de distintos tamaños, texturas, estilos y cada uno de ellos está destinado a cumplir una función diferente. Además, con las nuevas tendencias en decoración elegir la ropa adecuada para la crear la cama de tus sueños es más difícil de lo que uno cree, porque la elección es un aspecto esencial para la comidad a la hora de dormir, pero también para el atractivo de la habitación. 

Para tener una cama de revista primero tienes que conocer los diferentes tipos de ropa de cama y el uso de cada una para que la elección sea más fácil y menos confusa. 

Tipos de ropa de cama

A continuación te vamos a compartir una lista de los distintos elementos que componen la ropa de cama.

Protector o forro del colchón

Si acabas de comprar un buen colchón necesitarás un protector o forro para prolongar su vida útil, ya que evita que cualquier líquido que se te caiga en la cama traspase al colchón. También lo protege de la humedad y sudor. 

Sábana superior

Este tipo de sábana no se suele usar en algunos países europeos, aunque sí en España y en norteamérica. 

Es una sábana plana que te separa de la manta o edredón, pero también sirve para dormir solo con ella en los días en los que se empieza a notar el calor aunque aún te quieres tapar un poco. 

Su uso está empezando a disminuir porque cada vez se usa más el nórdico y es un elemento que puede llegar a sobrar, pero es ideal si te gusta el estilo de una cama a capas.

Sábana bajera

La sábana bajera o ajustable es la más básica porque la llevan todas las camas. Se caracteriza por llevar un elástico en los bordes para ajustarla al colchón y que no se mueva mientras duermes. Es importante que verifiques bien el tamaño del colchón para no comprar el erróneo y que no encaje del todo por ser muy pequeño o que no pare de salirse de su sitio porque le sobra tela. 

Colcha

Hay diferentes tipos de colchas. Por un lado tenemos la que se pone encima de las sábanas como tope, no suelen ser muy gruesas, por lo que son perfectas para los lugares cálidos. Son lo suficientemente largas como para cubrir toda la cama y envolver las almohadas. Por otro lado tenemos las colchas decorativas, son muy similares a las anteriores, pero difieren de ellas en que no cubren las almohadas y son algo más pequeñas. Principalmente su función es decorar la cama y proporcionarle capas. Pueden colocarse perfectamente encima de la otra colcha, de los edredones o de la funda del nórdico. 

Manta

La manta es una pieza grande rectangular compuesta normalmente por lana, poliéster, algodón, felpa de microfibra o una mezcla de distintos materiales. Se usa en lugares fríos o en las estaciones con temperaturas bajas porque dan calor. En la composición de la cama se coloma en medio de la sábana superior, en el caso de que la uses, y la colcha o edredón. 

Manta decorativa

La manta decorativa es más pequeña y fina que la anterior porque se pone a los pies de la cama para calentar los pies o simplemente para decorar la cama

Edredón

El edredón es un híbrido entre el nórdico y su funda. Para que te hagas una idea es como si el nórdico ya viniese con su funda integrada y, normalmente, siempre cubre las almohadas.. Es un elemento mullido y acolchado relleno de plumas, plumón u otras fibras que se distribuyen por todo el edredón para proporcionar calor a quien duerme. Al ser el tope de la cama hay muchísima variedad de diseños, colores y estampados

Nórdico

El nórdico es muy similar al edredón y es su sustituto, pero solo es el relleno compuesto por plumas, plumón, poliéster, microfibra, etc. Dependiendo del grado de frío que haya en tu casa tiene distintos gramajes para dar más o menos calor, además retienen muy bien el propio calor humano. Suelen ser de color blanco y necesitan de una funda. 

Funda nórdica

La funda nórdica tiene como función principal la de cubrir el nórdico, como si de un sobre se tártara. Se coloca en el interior de la funda y se cierra con botones o cremalleras, pero estas últimas no son tan comunes. Sustituyen también a la sábana superior porque al ser una tela ya actúan como tal.  

Es muy raro ver que un nórdico y una funda lleguen a cubrir del todo las almohadas, se queda más bien corto y para finalizar la cama el sobrante se suele doblar. 

Al igual que en el caso de los edredones, hay muchísimos estilos de fundas nórdicas y algunos modelos vienen con forros para las almohadas. 

Falda o volante de cama

Ya no se usa mucho, pero es una tela decorativa que se coloca entre el colchón y el somier. Llega hasta el suelo y se pone para ocultar la estructura de la cama. 

Almohada

La almohada también cuenta como ropa de capa y se usa para para apoyar la cabeza cuando se duerme. Hay dos tipos diferentes, una es la alargada en la que recuestan la cabeza las dos personas de la cama y la otra es la rectangular, que también es la más común.

Funda de almohada

Las almohadas también necesitan una funda protectora. Vienen con una abertura en uno o en sus dos extremos para poder pasar la almohada y vestirla al igual que el nórdico. 

Cojines y fundas

El trabajo de los cojines en la cama es decorar y hay de distintos tamaños y formas, desde cuadrados hasta alargados con forma redonda. Hay cojines que ya vienen con su funda, pero hay otros que no, por lo que hay que ponerlas para finalizar de vestir la cama. 

Seguro que algunos de este tipos de ropa de cama ya lo conocías porque lo usas todos los días, los cuales además de taparte y protegerte del frío también le dan estilo a la cama. Algunos son geniales para crear ese efecto de capas que tanto gusta y que da un aspecto más acogedor a la habitación.