¿Quieres que la habitación que has alquilado se sienta como tuya? Sabemos lo complicado que es tener que lidiar con una habitación o casa de alquiler porque los dueños ponen muchas limitaciones a la hora de pintar o de cambiar los muebles. Pero al fin y al cabo vas a vivir en ese espacio por lo que tiene que reflejar tu personalidad para que lo sientas como un hogar y te puedas relajar cómodamente entre sus cuatro paredes. 

Con o sin muebles, con o sin posibilidad de pintar, te traemos algunas ideas para decorar una habitación de alquiler sin perder la fianza porque son trucos bastante fáciles y que podrás quitar cuando te marches.

No temas, porque con estas ideas tampoco te dolerá el bolsillo y en una tarde puedes tener la habitación totalmente decorada a tu gusto. 

Muebles

Esto depende mucho del tipo de contrato que tengas con el dueño de la casa. Si has tenido la suerte o desgracia (depende de cómo se mire) de tener la habitacion amueblada, raramente los arrendadores se los llevan porque supone un coste para ellos tenerlos guardados en almacenes.  

¿Qué puedes hacer cuando la habitación ya está amueblada y no te gustan esos muebles? Primero evalúa el estado de los mismos, si están muy mal y se te da bien la restauración pregúntale a tu casero si es posible pintarlos y hacerles los arreglos pertinentes para alargarles un poco más su vida útil. 

Si es un no rotundo, hay otra forma de darle una vuelta a los muebles, sin que el dueño de la casa se entere, y es con vinilos. Cuando te vayas de la habitación de alquiler podrás quitar las láminas sin problema y sin restos, pero para ello siempre debes pegarlas primero según las indicaciones del fabricante. Si al despegar se te resiste utiliza un secador de pelo. 

Otra forma mucho más simple de darle otro estilo a los muebles de una habitación alquilada es cambiando los pomos por unos más modernos o de tu estilo. Para cubrir esa estructura de la cama que no te gusta nada compra un edredón o colcha más larga de lo normal para esconderla. Asimismo, unos grandes cojines te ayudarán a disimular el cabecero.

Obviamente estas ideas son para utilizarlas si la habitación de alquiler ya está amueblada, si viene vacía podrás comprar los muebles que más te gusten. 

Colocar cuadros y estanterías sin taladros

Seguro que te estarás preguntando cómo vas a colgar unos cuadros o estanterías sin clavos y que aguanten el peso de todo lo que pongas.

Tenemos la suerte de que las cosas evolucionan y el mercado pone a nuestra disposición herramientas tan útiles como cintas o clavos adhesivos con los que no te hará falta agujerear las paredes.

Depende del tipo de cintas que compres tendrán doble cara con pegamento, por un lado para la pared y por el otro para que pegues encima el cuadro o la estantería. Hay otro tipo de cintas con clavos adhesivos. En este caso solo tiene una cara con pegamento, la que va en la pared, para que encima de los clavos pongas los cuadros que quieras. 

Tienes que mirar la capacidad de peso de estas cintas para que no se te caiga el mueble encima. Cuando te vayas de la habitación solo tendrás que jalar de una tira para despegarlo. No dejan ningún tipo de resto en la pared. 

Si lo que quieres es solo pegar unas láminas o fotos para darle un aspecto más acogedor a la habitación, siempre puedes optar por la cinta adhesiva.

La iluminación

Una buena iluminación es de gran ayuda a la hora de decorar una habitación alquilada. Con esto no solo nos referimos a los tonos de las bombillas, que las hay inteligentes y dependiendo de tu estado de ánimo, o del momento en el que estés, puedes cambiar el tono para crear un ambiente más acogedor con una luz más tenue. También queremos hablarte en este punto de las lámparas de techo y las auxiliares.

Estas, además de ser elementos funcionales porque dan luz, son decorativas. Es normal entrar en una habitación que no es tuya y ver la bombilla colgando sin gracia alguna. Vístela con una pantalla extraíble y verás como en un segundo la estancia ya tiene otro aire diferente.

El poder de las cortinas, la ropa de cama y las alfombras

Las cortinas son esenciales en una habitación alquilada. Te dan privacidad, que siempre es necesario, pero también te ayudan a ocultar la estructura de la ventana mientras que visten un poco ese trozo de pared. Elige el tipo de cortina que más se adecue a tu estilo o a la estética que le quieres dar al dormitorio y cambiarás su aspecto en menos de cinco minutos. 

Por otro lado, la ropa de cama también ayuda a vestir la habitación bajo tu estilo. Como te comentamos antes, si eliges una funda un poco más larga de lo normal podrás esconder la estructura de la cama si no te gusta. No te olvides de incorporar algunos cojines con texturas y proporciones diferentes para darle dimensión a la habitación. 

Otro truquito para ocultar ese suelo antiguo y al que no le han dado mucho cariño es con una buena alfombra. Ten en cuenta el tamaño de la habitación a la hora de escogerla. Si es pequeña compra una rectangular y colócala en el lateral de la cama. Si el dormitorio tiene bastante espacio, opta por una lo suficientemente grande como para poner la estructura de la cama encima y que aún así se vea un buen trozo de alfombra. Además, siempre puedes situarla en esos lugares donde el suelo esté más estropeado. 

Espejos

Los espejos tienen un poder de transformación que no se tiene en cuenta, y no hay que colgarlos si no quieres (o no puedes).

Para crear el efecto óptico de que la habitación es más grande apoya un espejo de cuerpo entero en una de las paredes.

Con unos pequeños cambios, y nada drásticos, puedes decorar una habitación de alquiler a tu gusto y bajo tu criterio sin entrar en un conflicto con el casero. Además, son ideas bastante económicas y en una tarde o en un día tendrás un dormitorio totalmente diferente. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here