Las personas necesitamos la luz solar porque la falta de ella fomenta la deficiencia de la vitamina D y aumenta las posibilidades de sufrir depresión. Pero no siempre podemos encontrar una casa que cumpla con todos nuestros requisitos, como las ventajas en todas las habitaciones, bajo el presupuesto con el que contamos. Es muy común, sobre todo en las ciudades, encontrar edificios en los que escasean las ventanas, ya sea porque la estructura es antigua o han querido optimizar el espacio para incluir más viviendas quitándoles a estas luz natural, un claro ejemplo son las casas que dan al interior del edificio. 

Si vives en una habitación sin ventanas tienes que desarrollar tu ingenio para darle iluminación y esa calidez que aporta la luz natural más allá de la luz artificial. Sigue leyendo porque a continuación te vamos a dar algunos consejos para decorar una habitación sin ventanas

Crea tu propia ventana

No te asustes, no vas a tener que hacer obra, solo tendrás que crear una ventana artificial que simulará la luz natural del sol.

Hay distintas maneras de crear o simular una ventana. La primera, y la que más nos gusta, es colocar unos paneles de luz LED donde se supone que debería ir la ventana. Generalmente estos paneles suelen ser cuadrados y los puedes colocar bajo una estructura de madera para que parezca aún más que es una ventana. La ventaja de los paneles de luz LED es que te dan la posibilidad de controlarlos con el móvil y elegir el tono de la luz, así como programar el encendido y el apagado. Al utilizar bombillas de bajo consumo y duraderas no tendrás que preocuparte por la factura de la luz. 

También puedes crear o simular una ventana con espejos. Haz lo mismo que en el caso anterior, pon una estructura en forma de ventana y pégale encima los espejos o, simplemente, coloca el espejo en la pared y acompañalo de una cortina.

Otra forma de crear la ilusión de que hay una ventana en la habitación es solo colocando unas cortinas. Ayuda a dar dimensión, pero no te dará ningún tipo de luz a no ser que cuelguen de ellas pequeñas luces decorativas.

Ventilación

Bien, ahora que sabes cómo crear unas ventanas falsas, ¿qué pasa con la ventilación? Las ventanas no solo dejan pasar la luz del sol, sino también el aire de fuera que ayuda a ventilar la habitación y eliminar malos olores.

Para solucionar este problema coloca un ventilador de techo. Son fáciles de instalar y no gastan mucho, además no resecan el aire por lo que puedes tenerlo funcionando durante toda la noche. Para ventilar la habitación haciéndolo al menos dos veces al día media hora cada vez. 

Luz artificial

Ya te hablamos de hacer una ventana falsa con LED, pero ahora le toca el turno a las luces habituales que todo el mundo tiene en una habitación, la lámpara de techo o la de la mesa de noche. 

La luz tiene que estar distribuida adecuadamente por la habitación para no crear sombras muy bruscas y esforzar la vista. Una lámpara que solo distribuye la luz hacia abajo, por ejemplo, no te será de gran ayuda. Mejor elije una que permita que la luz de la bombilla se reparta por toda la habitación. 

Asimismo, las bombillas de colores amarillentos te permitirán crear un ambiente acogedor, pero no imitan la luz natural del sol. Las bombillas de espectro completo son las que mejor simulan la luz solar.

Colores suaves

En una habitación sin ventanas lo que menos debes incorporar son colores fuertes que le resten luz. Los colores suaves, como el blanco, el beige o los tonos pasteles, aportarán luminosidad al dormitorio. 

Lo puedes incorporar tanto en la pared como en los textiles de la habitación. No te olvides de incluir una alfombra si el suelo oscurece por sí solo la estancia. 

Plantas

La vegetación siempre ilumina y alegra las habitaciones pero, al no tener ventanas, debes escoger un tipo de planta que no te robe el aire mientras duermes y que no necesite la luz solar para sobrevivir. 

Siempre puedes optar por comprarlas artificiales y así te aseguras que no se mueren por la falta de luz.

Espejos

Como ya te nombramos antes, los espejos ayudan a dar sensación de luz natural porque la reflejan y crean la ilusión de que la habitación es más amplia.

Si fuera del dormitorio tienes una ventana que deja pasar un poco de luz coloca el espejo justo en frente o un poco en diagonal para que dirija la luz al resto de la estancia. 

Además, los espejos los puedes colocar en varias zonas de la habitación, como encima del cabecero, en las puertas del armario, en las mesillas de noche, etc. La idea es que multipliquen la luz, pero sin llegar a deslumbrar. 

El arte de la sencillez

Es muy fácil sobrecargar una habitación sin ventanas poniendo un estampado más grande de lo que debería, o con el simple hecho de incorporar un mobiliario con un diseño muy recargado o anticuado.

La sencillez es la clave para crear un conjunto relajado e iluminado, aunque solo sea con un armario liso de un color claro. 

Evita también añadir muebles de más e intenta darle dobles funciones. Por ejemplo, hay zapateros o armarios que ya vienen con espejos o la misma cómoda te puede funcionar como mesa de noche. 

Cuadros

No tengas miedo en pegar cuadros en las paredes porque creas que le vayan a quitar la poca luz que tiene la habitación. Al contrario, ayudan a iluminar, sobre todo si tienen láminas o fotografías de la naturaleza

Además, a estos cuadros le puedes poner pequeñas luces LED que funcionan con pilas. 

Con estas ideas sobre cómo decorar una habitación sin ventanas, ya no  tienes excusa para aprovecharla al 100%. En estos casos es mejor irse por la sencillez y, sobre todo, mantener el dormitorio ordenado y sin trastos inútiles que lo único que hacen es entorpecer la distribución de la luz, aunque sea artificial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here