El rosa es un acento de color que dulcifica cualquier estancia, ya sea una habitación infantil o de una persona adulta.

Cuando se decora en rosa un dormitorio no se suele tener en cuenta la paleta de colores y acaba convirtiéndose en una mezcla extraña de tonalidades que hasta llega a abrumar de tanto rosa.

La ventaja de este color es que es muy versátil y, según el tono, le aporta a la estancia distintas sensaciones, como calma, relajación, alegría o energía. Sin embargo, el rosa no se suele utilizar mucho en las habitaciones de adultos porque si no se sabe combinar puede feminizar demasiado la estancia. Por ello hoy te traemos unas cuentas ideas para decorar un dormitorio en color rosa explorando distintos estilos para que tengas una visión más amplia de cómo incluir este color en una habitación. 

Pared rosa

¿Qué tal si incluyes el rosa en las paredes? Somos conscientes de que este color puede resultar demasiado, por ello una opción es solo pintar una pared, la de la cabecera por ejemplo.

Aquí puedes jugar con las tonalidades de rosa según tus gustos y personalidad, pero intenta mantener el resto de colores un poco más neutros para que la atención solo se la lleve la pared.

Para modernizar el estilo, también puedes agregar textura a la pared con listones.

Techo rosa

Y de las paredes vamos al techo porque sí, también se puede puede pintar de este color para destacarlo.

Los techos pintados quedan muy bien en habitaciones neutras y te recomendamos que no incluyas más de tres colores en la habitación para que mantengas un equilibrio cromático. 

Cabecero rosa o cama rosa

Otro de los lugares donde puedes incorporar este color es en el cabecero, o en toda la estructura de la cama.

El rosa tiene la virtud de que encaja muy bien con otros colores, como los azules o los verdes, lo que aporta vitalidad a la habitación. 

Siempre puedes intentar combinar el tono del cabecero con los cojines, las cortinas o la alfombra.

Por otro lado, una estructura de la cama totalmente rosa encaja a la perfección en una habitación más juvenil, pero para no tener que cambiarla a medida que se va creciendo, trata de que el resto de los muebles sean más neutros. Además, una buena ropa de cama ayudará a neutralizar toda la atención que se lleva este color. 

Cortinas rosas

Si te gusta el color rosa, pero no te ves teniendo una pared o una cama de ese color incorpóralo en las cortinas. Le dará un toque sutil a la habitación. 

Si has leído nuestro post de cómo elegir cortinas para una habitación moderna, ahí te indicamos que las cortinas visten muchísimo una habitación por más neutra que sea. Además, tiene la ventaja de que si te cansas siempre las puedes cambiar por otro color o estampado.

Ropa de cama rosa

Al igual que las cortinas la ropa de cama es cambiable, por lo que es una muy buena opción incluir el rosa en las sábanas, en el edredón o en el nórdico. 

Lo divertido de la ropa de cama rosa es que lo puedes combinar con otros muchos colores. Nuestra combinación preferida es el rosa con el gris porque le da sobriedad y elegancia mientras le baja un poco ese aspecto aniñado que suele tener este color de por sí. 

Pero si no eres una persona arriesgada en esto de la combinación de colores, recuerda que el blanco nunca falla y es mejor trabajar con un patrón neutro e ir incluyendo los toques de atención poco a poco. 

Cojines rosas

Siguiendo el punto anterior, los cojines en color rosa te ayudarán a darle intensidad y vitalidad a una habitación sin vida ni gracia. En este caso puedes optar por utilizar siempre el mismo tono o ir dando profundidad con colores más oscuros.

La mezcla de patrones y tamaños serán tus mejores amigos para crear un espacio original y creativo.

Son una gran opción si quieres darle una vuelta a tu habitación, pero no te quieres gastar mucho dinero en ello.

Lámparas colgantes rosas

Si estás buscando una manera de integrar el rosa en el dormitorio, pero que sea de una manera sutil, funcional y moderna apunta bien esta idea: las lámparas colgantes.

Las luces colgantes ahorrarán espacio en tu mesilla de noche y agregan un estilo actual y vanguardista, casi urbano si no fuera por el color.

Puedes comprar directamente una lámpara ya pintada de rosa o hacerla tú para darle una segunda vida.

Sillón rosa

Ya sea para tu propio dormitorio o para el de tus hijos, construye un área donde puedas relajarte cómodamente mientras lees un libro a los peques, te bebes el café de las mañanas o donde simplemente te tomes cinco minutos para ti. 

Cada vez más se ven sillones rosas, pero no solo para habitaciones infantiles sino también en la de adultos, y le dan a la estancia un aspecto muy bonito y refinado.

Incluye texturas con los cojines, las alfombras o en las mantas decorativas para crear un espacio más acogedor que invite por sí solo a pasar un largo rato sentado y relajado.

Otros elementos decorativos en color rosa

Hay otras muchas maneras de incluir el color rosa en un dormitorio sin que cueste mucho dinero o implique tener que pintar. Por ejemplo, poner unos cuadros encima del cabecero de la cama en este color ya le da otro aspecto más jovial a la habitación.

Los patrones y las texturas también son muy importantes, y no solo en la ropa de cama, los cojines o en las cortinas. Incluir alfombras en colores rosas o alguna que otra manta ayudará a construir una estancia muy acogedora.

Otros elementos decorativos que puedes incluir y cambiar cada vez que te canses son los ramos de flores, las velas, alguna pequeña obra de arte, etc. 

La verdad es que hay muchas más ideas para decorar un dormitorio en color rosa porque da mucho juego y es fácilmente combinable. En muchas revistas de decoración lo hemos visto mezclado con verdes, azules, amarillos mostazas, negro… Pero para no caer en abundancia de colores y evitar salir de la habitación con dolor de cabeza, siempre es mejor pecar de menos e ir poco a poco incluyendo el rosa hasta crear una paleta de tonalidades y pigmentos donde te sientas cómodo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here