¿Tu salón necesita una redecoración urgente? Hay tantos elementos involucrados en la decoración de un salón que puede llegar a ser un poco abrumador, independientemente de que empieces de cero o ya cuentes con algunas cosas cosas de base.

Lo mejor es empezar por las paredes y el suelo, que son los que marcarán la paleta de colores del salón. Luego se eligen los muebles teniendo en cuenta el espacio que tienes y cómo vas a distribuirlo. La decoración del salón se finaliza con la parte más divertida que es incluir cojines, figuras, patrones, texturas, cuadros, etc, es decir, convertirlo en un hogar con las cosas que más te gustan.

Para que te hagas una idea de todo lo que puedes llegar a hacer, hemos recopilado algunas ideas para decorar un salón que te van a encantar. 

Paredes blancas

Hay quienes piensan que las paredes blancas pueden ser aburridas, pero son muy recomendadas si tu día a día es ajetreado porque relaja. Además, tener el salón en blanco te dará la oportunidad de incluir el color en otros elementos como en los cojines o en la alfombra, pero también en el sofá.

Pared focal

Si no quieres calentarte mucho la cabeza en la decoración del salón siempre puedes darle protagonismo a una de las paredes con un color llamativo o con papel pintado. Esto creará un alto impacto en el salón con el que no necesitarás más cosas para decorarlo, sino que la propia pared ya llena el espacio. 

Cuadros en la pared

Decorar con cuadros es una muy buena manera de definir el estilo de tu salón. Puedes elegir diferentes láminas para los cuadros, desde paisajes, retratos o simplemente cuadros abstractos con colores neutros o brillantes. Llena ese espacio en blanco de de la pared y crea un bonito mosaico con marcos de diferentes tamaños. 

Estilo boho con los textiles

El poder de los textiles es tal que con solo incluir unos con un aspecto similar ya le puedes dar una temática o estilo al salón. Este es el caso del estilo boho, boho chic en el caso de esta imagen. Han puesto varios cojines de patrones geométricos, algunos con flecos y borlas, así como algunas plantas para darle ese toque de verde que tanto se ve en este tipo de estilo.  

¡Colores vivos!

Una de las cosas por las que más nos gusta mantener las paredes y el mobiliario principal en una paleta neutra es porque luego puedes incluir los colores vivos en otros elementos, los cuales podrás cambiar siempre que quieras. 

¿Cómo añadir color a un salón neutro? Con vegetación como las plantas con flores, los helechos o los cactus que le darán a tu salón un tono verde precioso además de aportar texturas y proporciones. Obviamente, los textiles siempre añaden color y puedes incluir algún mueble diferente, como un sillón o taburetes, para darle un toque interesante al salón. 

¿Salón compacto?

Si sientes que tu salón es pequeño y el techo muy bajito ahí te va un truco de diseñador. Pinta las paredes con rayas verticales, o pon papel pintado, para crear el efecto visual de que estas son más altas. Te aconsejamos que no utilices colores opuestos, sino que juegues con las tonalidades de un mismo color.

Espejos

Los espejos siempre quedan bien en cualquier pared y hay muchos colores y estilos que combinar. Puedes colocar un espejo grande que ocupe toda la pared o poner algunos pequeños para crear una atractiva composición como si de cuadros se tratase. Además, si tu casa es pequeña los espejos harán que el salón sea más espacioso porque rebotan la luz.

Salón glamuroso

Convierte tu salón en uno glamuroso con algunas piezas de decoración. El color dorado y el plateado, como el caso de esta imagen, ayudarán a conseguir un salón sofistacado con sesión de caro, característica de todo salón glamuroso.

No hace falta recargarlo, solo incluir algunas piezas claves como el sillón de terciopelo en color azul con las patas en metal plateado que combinan muy bien con las lámparas, los candelabros, el espejo y la mesa de cristal. 

Estanterías o librerías

Si te encanta leer o tienes muchos recuerdos de tus viajes y familia que te gustaría tener a la vista en el salón opta por poner unas estanterías o librerías. Estas te permitirán exhibirlos como si fuesen artículos decorativos. Puedes mezclar libros con fotografías o figuras para crear una bonita composición. 

Para crear este efecto opta por estanterías sin puertas o de cristal para que cualquier persona pueda ver lo que hay en el interior nada más entrar. Otra opción, y muy moderna, es colocar estanterías flotantes. 

Sé divertido

Con esto no solo nos referimos a que añadas color o texturas, sino a que juegues también con el mobiliario, el cual no tiene porqué ser parte de un mismo conjunto. Puedes elegir muebles totalmente diferentes entre sí. Si te fijas en la imagen verás cómo han combinado un sofá blanco con sillas de bambú y un sillón de madera oscura. Debajo de estos hay una gran alfombra neutra que cohesiona todos los estilos para crear un conjunto de salón original y con personalidad.

Sofá divisorio

Colocar el sofá en una zona estratégica del salón te ayudará a dividir los espacios, sobre todo si también tienes el comedor en esta habitación. Detrás del mismo o a un lado coloca la mesa y las sillas, así como una bonita alfombra bajo los mismos tonos del salón para cohesionar las dos zonas aunque sus funciones sean diferentes.

Rincón de lectura

Cualquier pequeño espacio muerto es perfecto para crear un rincón de lectura donde relajarte. Añade un bonito y cómodo sillón acompañado de cojines. No te olvides de tener una lámpara para esos días en los que no puedes despegar los ojos del libro. 

¿Qué te han parecido estas ideas para decorar un salón? Son opciones muy versátiles que se pueden incluir en cualquier sala de estar, aunque no te olvides de tener siempre en cuenta las características arquitectónicas, ya que delimitará la inclusión de nuevos muebles o te pedirá que añadas más luz con una paleta de colores más suaves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here